Línea Editorial


Que nadie busque aquí un mínimo indicio de objetividad; sinceramente, no lo hay. En este blog se reflexiona sobre la obra del artista David Bowie, metáfora del cambio inacabado. He aquí, por tanto, una excepcional fusión de arte, pensamiento y esquizofrenia.

lunes, 27 de julio de 2015

Era vietnamita y se llamaba Kuelan Nguyen

Y dice la leyenda que Iggy Pop se enamoró de ella (o simplemente se encaprichó en una de esas míticas noches berlinesas de la segunda mitad de los setenta). Lo cierto es que ambos, digo Iggy Pop y David Bowie, le dieron forma a la canción y el de Michigan la incluyó en su primer disco en solitario, The Idiot (1977). La titularon "China Girl". La historia es muy sencilla: cuentan que el Château d'Herouville acogió la grabación de los dos discos, éste y el Low, y durante aquellos días llegó un artista llamado Jacques Higelin acompañado de una mujer oriental que trastocó a la iguana. En lo que se dice un aparte, intentó la aproximación, si bien la fémina le contestó con la más clara de las onometopeyas, el "shhhh" de silencio que se incluye al final de la composición. 

Kuelan Nguyen era pareja del cantante francés Jacques Higuelin.

Tras los discos con los Stooges, su líder había pasado horas bastante bajas. Su internamiento en una institución mental no invitaba a que alguna discográfica se hiciera cargo del cantante en una nueva etapa, así que la amistad con Bowie fue, nunca mejor dicho, salvadora. La iguana volvió a caer y en 1983, visto el panorama, aquella "China Girl" pasó a formar parte de Let's Dance, y ahí acabaron los problemas económicos del señor Pop. Mientras que la primera versión se acercaba más al desorden del punk, caótica y siniestra pero deliciosa con su complemento de metales desde el arranque, la versión ya ochentera, en cambio, es eso, ochentera, elegante y pop, moderna y más que bailable. De momento, quedémonos con la primera. 




2 comentarios:

  1. A mí, personalmente, aunque me gustan las dos versiones, prefiero la de Bowie... Cuestión de gustos y opiniones. Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Disfruto de ambas versiones, las dos tienen su encanto de acuerdo a la era y exponente. Dos genios indiscutibles. Junto a Lou Reed formaron una Sagrada Trinidad de salvaje Rock n' Roll.

    ResponderEliminar